MalaMusic | La pequeña caja de música

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Nacho Vegas

Nacho Vegas (Ignacio González Vegas) (Gijón, 9 de diciembre de 1974) es un cantautor español que estilísticamente oscila entre la música folk, el pop y el rock.

Nacho Vegas participó de pleno en la primera hornada de la edad del indie español, de la mano de Eliminator Jr., banda local de influencias noise donde empezó a tocar a principios de los años 90. También fue miembro fundador de Manta Ray, formación que alcanzó reputación internacional a nivel de crítica gracias a un personal sonido y a su sólida puesta en escena.

A finales de la década de los noventa, Vegas abandonó el grupo para desarrollar una carrera en solitario que, por el momento, ha dado lugar a tres álbumes bajo su sello y multitud de cortes repartidos en recopilatorios, split-singles, mini-CD’s e incluso bandas sonoras como Verdá o consecuencia para la televisión asturiana. El proyecto Diariu, donde unió sus partituras a los versos del poeta Ramón Lluís Bande, y el EP compartido con Aroah Seis canciones desde el Norte, precedieron la aparición de su primer LP en solitario, Actos inexplicables (2001). El disco logró colocarse entre lo más destacado del año para la prensa especializada (por ejemplo: Mejor disco nacional para la prestigiosa revista Rockdelux), e incluso consiguió distribución internacional a escala independiente.

Después llegarían en 2002 el EP Miedo al zumbido de los mosquitos con 3 cortes inéditos, anticipo a los 20 temas del doble CD Cajas de música difíciles de parar publicado en 2003, con los que acabó por consolidar la figura de maldito que tanto le incomoda y le acompaña desde sus inicios (de la que él mismo se jactaba en el ya nombrado EP de 2002 con la frase "4 nuevas dramáticas canciones de Nacho Vegas") y de la que parece estar consiguiendo desprenderse con el paso del tiempo. Ese mismo año y siguiendo con su acelerado ritmo creativo publicaría de nuevo otro extenso EP titulado Canciones desde palacio.

Los últimos trabajos bajo su nombre han sido: en 2005 el single El hombre que casi conoció a Michi Panero (con 3 temas inéditos) con el que rodó el segundo videoclip de su carrera, el LP Desaparezca aquí (frase recurrente de uno de sus escritores preferidos Bret Easton Ellis), y el EP en vinilo Esto no es una salida (al que acompañaban el texto de un relato inédito hasta la fecha y el mismo audio en formato CD); en 2006 el doble CD El tiempo de las cerezas, disco que comparte con el aragonés Enrique Bunbury y que le llevó a pisar por primera vez tierras aztecas, y en 2007 el mini-CD Verano fatal con el que vuelve a compartir protagonismo con una figura conocida por el mainstream, concretamente Christina Rosenvinge.

Durante buena parte del año 2008 Nacho se sumergió, junto a Xel Pereda en Lucas 15, un proyecto de música folk asturiana pasada por el filtro del rock. El grupo está formado por varios músicos asturianos de gran nivel, entre los que destacan el propio Nacho Vegas que canta 9 de los 11 temas del álbum, y sobre todo Xel Pereda, músico proveniente del folk y principal artífice de éste proyecto de adaptación del cancionero popular asturiano en clave de rock, y del que últimamente Nacho no ha prescindido en ninguno de sus proyectos, ni siquiera en los compartidos donde la banda resultante ha resultado ser principalmente una mixtura de músicos de sus correspondientes figuras mediáticas y creativas.

El 1 de diciembre de 2008 Nacho Vegas publicó el que, hasta ahora, es su último trabajo, "El manifiesto desastre", un long play con 11 temas grabados (más una bola extra) entre los meses de julio y agosto de ese mismo año de la mano del productor musical Paco Loco.

En 2009 comenzará una nueva gira presentando "El manifiesto desastre" que dará comienzo en Valladolid el día 23 de Enero.

Como cantautor, se reconocen en Nacho Vegas las influencias de Will Oldham, Nick Cave, Leonard Cohen, Nick Drake, Bob Dylan y Tom Waits entre otros. Explora las maneras intimistas de cantautor en su música, intensa pero huidiza; las letras suelen parapetarse en un marco onírico, excepto cuando recurre a textos de otros.

Musicalmente muestra inquietudes creativas poco ortodoxas. Al aspecto rockero, incorpora matices minimalistas, que pueden aproximarse tanto a la obra de Pascal Comelade como a los arreglos de Mastretta. La música de Vegas también recuerda a figuras del indie español como Fernando AlfaroChucho- e incluso por momentos, los más ruidistas, a Los Planetas. Además, las conexiones formales con Migala se plasman en colaboraciones mutuas, que recrean sonoridades comunes pero bien ajustadas a cada peculiaridad compositiva. Para más información su web.

· Nacho Vegas - Ocho y Medio ·


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos en Facebook