MalaMusic | La pequeña caja de música

martes, 23 de diciembre de 2008

El Chico con la Espina en el Costado


El Chico forma parte de una nueva generación de cantautores llegados del pop, dotados de savia fresca y las ideas más dispares. Son la versión contemporanea de los antiguos trovadores. Cada uno con sus peculiaridades y manías, buscando su camino. Todos dan la cara en las portadas. Todos se reconocen en la sombra de Dylan. Se responsabilizan de su música y evitan dejarla en manos de mercenarios. Y piden silencio al cantar. En este rebaño desperdigado encontramos desde Nacho Vegas o Josele Santiago hasta Refree, Quique González, Remate, Lapido, Santi Campos o Iván Ferreiro. Y entre todos ellos, El Chico Con La Espina En El Costado.

Tras formar los grupos Tótem, Polyester y Pletôria, Rubén Pozo debutó en solitario con su EP en inglés El Chico Con La Espina En El Costado (2002), aunque muy pronto pasó a escribir en castellano. En 2005 publicó su primer LP, «Tú rompió mi corazón», con «No te puedo hacer feliz» y «Pasado» como canciones destacadas. Este disco era un río de pop luminoso con palabras heridas, que encontraría su estuario en el siguiente disco, «Sol y sombra» (2006), más crudo y más personal. Son canciones de búsqueda y de huída, de esperanzas que llegan y amores que se van, la velocidad de la carretera y la brisa del patio trasero. Son las verdades cotidianas de un letrista sincero y directo que en cada canción regala una sentencia de aquellas para grabar con fuego: «Barcelona es aburrida» o «Que muera el civismo a manos de la libertad», canta en «Antorchas por las plazas».

A principios de 2008 participa en el ciclo de conciertos Sobretaula cantando mano a mano con Santi Balmes (Love of Lesbian), y prepara nuevo disco para otoño de 2008.


· El Chico con la Espina en el Costado - Pasado ·


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Siguenos en Facebook